Cultura, En Foco, Opinión, Páginas, Uncategorized @es

Fotografiar el limbo

La palabra limbo, que significa un estado de espera e incertidumbre, solía ser el nombre de un lugar teológico.

 

Florian Bachmeier. “In Limbo”. Kertsch, Ukraine, 2015. Verlag Buchkunst, Berlin.

Sean Sheehan

 

Era un lugar, ni el Cielo ni el Infierno, un punto intermedio en el paisaje de Dios que tenía una exactitud geográfica: existiendo en la frontera del Infierno -el nombre viene del latín limbus, que significa borde o frontera- el Limbo era una vasta sala de espera entre cuyos residentes se encontraban los niños que morían antes de ser bautizados. Estos desgraciados carecían de visado para el Cielo, pero no merecían los rigores del Infierno; atrapados en el Limbo, la esperanza era escasa.

El fotógrafo documentalista Florian Bachmeier sabía lo que hacía cuando eligió  In limbo» (En el limbo) como título para sus fotografías tomadas en Ucrania durante los últimos ocho años. Sirve como metáfora del estado en el que se encuentran los ucranianos desde principios de 2014, cuando el conflicto político dentro de su país dio un giro violento.

Desde entonces, unos 10.000 han muerto y un millón y medio de ciudadanos se han visto desplazados de sus lugares de residencia habituales. Se han convertido en refugiados dentro de su propio país; habitantes de un nuevo limbo.

Florian Bachmeier. “In Limbo”. Prypjat, Ukraine, 2015. Verlag Buchkunst, Berlin.

Los factores políticos y económicos que subyacen a la agitación de Ucrania están bien documentados. La nación es víctima del legado de la Guerra Fría, con Estados Unidos y Rusia apoyando a diferentes agrupaciones políticas, y Bachmeier documenta el coste humano de una guerra por delegación que sigue dividiendo al país.

Los efectos acumulados de un conflicto político, social y militar se reflejan no sólo en las fotografías individuales que componen In limbo», sino también en el diseño altamente distintivo del libro, que consigue transmitir la sensación de un desorden implacable que marca el cuerpo político de Ucrania. La forma y el contenido van de la mano y el resultado es un libro fotográfico excepcional.
Hay más de 100 fotografías y, aunque algunas tienen una página entera para sí mismas, otras se presentan en grupos de tres a lo largo de dos páginas.

Cada una de estas páginas tiene una imagen central, mientras que a la izquierda y a la derecha hay partes de otras imágenes que parecen haberse filtrado desde la página anterior o posterior. El efecto adopta la forma de un tríptico y transmite el impacto de un desorden continuo que se desborda en diferentes situaciones y momentos de la vida.

Florian Bachmeier. In Limbo”. Mariupol, Ukraine, 2014. Verlag Buchkunst, Berlin.

Lo que aparece en la periferia de un pliego se convierte, al pasar la página, en la imagen central de la página siguiente, y esto encarna la naturaleza continua de un cisma en la identidad de Ucrania que se manifiesta de diversas maneras.

Al principio del libro, una fotografía muestra el rostro pensativo de un empleado ucraniano mientras mira por la ventana del tren que le lleva al lugar de la catástrofe del reactor de Chernóbil.

Trabaja para el consorcio francés Novaka, que se encargó de construir una cubierta protectora alrededor del emplazamiento.

Fue en 1986 cuando la central nuclear se descontroló y liberó radiación a la atmósfera; en retrospectiva, el desastre aparece como una premonición de una explosión interna aún por llegar.

In limbo», de Florian Bachmeier, está publicado por Buchkunst Berlin.

(Fotos suministradas por la editorial)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*