En Foco, Opinión

Multiculturalismo, propuesta para la inclusión

El multiculturalismo surgió como un modo de responder a los retos de la inmigración, y como una propuesta para la inclusión democrática de las minorías étnicas inmigrantes en la sociedad.

 

Claudio Chipana

 

La riqueza y diversidad cultural del Reino Unido, manifestada en sus múltiples tradiciones, etnicidades, lenguas, confesiones religiosas han sido traídas y producidas por migrantes que vinieron al país huyendo de la guerra, el hambre y la persecución.

La migración postcolonial de la postguerra es fundamentalmente un efecto del desigual orden económico global norte/sur y de las conflictivas situaciones geopolíticas tal como ocurre en el medio oriente.

El Reino Unido, país esencialmente diverso y multiétnico, ha sido hecho por migrantes, y no tanto porque haya sido un país meramente receptivo de migrantes, sino sobre todo porque precisó de la fuerza laboral de inmigrantes, como lo ejemplifica la reconstrucción de la posguerra.

De ahí que frente al reto de reactivar la economía de este país estos días, los inmigrantes pueden nuevamente ser un factor clave para salir del atolladero.

El multiculturalismo surgió como un modo de responder a los retos de la inmigración, y como una propuesta para la inclusión democrática de las minorías étnicas inmigrantes en la sociedad manteniendo su identidad pero a la vez asumiendo los valores e instituciones del país receptor en un proceso de diálogo, de mutuo respeto.

Los detractores del multiculturalismo por su parte siempre percibieron la inmigración como un riesgo para la unidad nacional, la imposición de valores ajenos y como un desplazamiento laboral de los habitantes nativos.

Esta visión, por otro lado, siempre estuvo acompañada de prejuicios raciales. Hoy estos prejuicios se manifiestan en la islamofobia imperante en Europa.

Así, a diez años de la publicación del reporte Macpherson que investigó la muerte de Stephen Lawrence producto de un ataque racista veinte años atrás persiste aún la percepción de la policía como institucionalmente racista.

Los sucesos del 9/11 del 2001 y el 7/7 el 2005 coadyuvaron a ahondar el clima adverso contra  las comunidades musulmanas y en contra la inmigración en general, pero también contra  todo aquello que promoviese la igualdad de derechos de las minorías étnicas y de la promoción de valores distintos de los occidentales.

Es esta situación la que sirve de telón de fondo para el “blacklash” o reacción negativa frente al multiculturalismo, que se ahondó en los últimos diez años.

Por su parte, la prensa tabloide ha jugado un rol preponderante en la generación de una campaña anti inmigrante y en contra del multiculturalismo.

Esta prensa se ha preocupado en presentar una imagen negativa del inmigrante con historias del aprovechamiento indebido de los servicios públicos como el sistema de salud (NHS), la vivienda, o del aprovechamiento de los empleos en perjuicio de la población nativa.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*