Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Yoon II: Política, prejuicios y vínculos olvidados

El Mediterráneo tiene dos orillas y, mientras la UE lo vigila como un foso para mantener alejados a los «indeseables», los realizadores señalan las duraderas conexiones entre Europa y el Norte de África. La gente arriesga su vida para cruzar por razones universalmente comprensibles, pero su valor no se valora. La vida de Mbaye Sou cuestiona muchas falsas suposiciones sobre la migración.

 

Graham Douglas

 

Europa -o más bien su corporación organizada, la UE- lleva varias décadas dedicándose a lo que Keenan Malik llama «instrumentalizar a los seres humanos», manteniendo a los refugiados y a los migrantes fuera de las costas del Mediterráneo. Como en la guerra contra las drogas, la criminalización hace más daño que la búsqueda, en este caso, de la libertad para empezar una nueva vida.

Frustrada, la necesidad se vuelve más desesperada, atrayendo a más violentos que se aprovechan de los migrantes, mientras que la demanda de mano de obra continúa en Europa, y la ilegalidad proporciona oportunidades para abusar de los migrantes que llegan.

Pedro Figueiredo Neto and Ricardo Falcao abordan esta explotación a través de la ruta transahariana, que fue descrita con detalle en The Prisma por Cecile Allegra en dos artículos, pero la historia de Mbaye es diferente.

Es un hombre que se conoce a sí mismo y está comprometido con una forma de vida que requiere valor, y está libre de la típica suposición occidental de que la migración implica crisis y pérdida.

La cultura senegalesa no ve nada extraño en vivir en más de un país y desplazarse entre diferentes lugares para comerciar.

En su tiempo de trabajo en países africanos, los cineastas han llegado a reconocer que costumbres como comer juntos son medios universales para crear comunidad.

Como portugueses, se sienten en casa en el norte de África y señalan las similitudes entre la poesía portuguesa y los ritmos árabes que adquirió durante los siglos del califato en Andalucía y Portugal.

En Europa la gente o los medios de comunicación no aprecian el valor y la habilidad que tienen los inmigrantes, sólo los ven como un problema.

Pedro: Se acercan las elecciones en Portugal, y el partido de extrema derecha Chega, es probable que aumente sus votos. Es una locura porque la gente no tiene memoria. Los portugueses son los desvalidos de Europa, al igual que otros países del sur y del este, y sin embargo el líder de Chega se fotografió con el líder del partido español Vox, frente a un mapa que muestra la península ibérica como un solo país. Está tan orgulloso de su discurso nacionalista, y sin embargo está dispuesto a aparecer en una foto en la que se ha borrado a Portugal. Además, si te fijas bien, su cara podría ser siria o tunecina.

Ricardo: Te trafican de Malí a Libia, y luego te hacen trabajar como esclavo durante semanas o meses para pagar tu deuda.

No te sacan dinero, eso pasa entre un traficante y otro, hasta que llegues a tu destino, cuando tendrás que empezar a pagar. Es una deshumanización progresiva, ya que te conviertes simplemente en algo con valor monetario. Pero Mbaye es todo lo contrario: tiene mucho poder, te habla en árabe, francés, inglés y también sabe vender en el mercadillo.

Pedro: También sabe de muchas cosas y quiere discutirlas.

¿Ha experimentado el racismo en Portugal?

Ricardo: Por supuesto, pero no habla de ello, no por orgullo, sino porque está centrado en otras cosas, no en la conciencia antirracista que existe aquí en Europa -que es algo bueno-, pero no lo vive así. Si le molesta un policía bromea, hasta que el tipo ve que es un tipo simpático y le deja en paz.

Pedro: Y no es muy diferente de lo que tiene que afrontar en Marruecos, Mauritania, e incluso a veces en Senegal. Algunos lo ven como si llevara una buena vida en Europa… Pero su propio país no le ofrece las condiciones para esforzarse…

Ricardo: Pero entre las razones para ello está el Programa de Ajuste Estructural impuesto por el FMI a Senegal en la década de 1990. La corrupción también, pero fue el FMI el que hizo imposible que muchos Estados de África cumplieran con sus responsabilidades primarias de mantener a su población.

Donde vive en Dakar, no hay policía, así que la gente paga a unos jóvenes vigilantes para que vigilen a los ladrones.

Se siente como en casa en Senegal

Ricardo: Hay similitudes entre la poesía portuguesa y la árabe, al menos tan fuertes como la tradición románica medieval que vino de Francia. En Senegal la poesía del pueblo peul tiene patrones rítmicos que provienen de cosas externas como el movimiento de las vacas, los poetas árabes también se vieron influenciados por esto.

Pedro: Nosotros no expulsamos a los moros, ellos siguen aquí, nosotros somos los moros, somos la metralla de esa época. Cuando hacía mi doctorado en París, viajaba mucho, y muy a menudo la puerta de salida hacia Lisboa estaba al lado de una para Túnez, y realmente no podía distinguir a los que hacían cola, compartimos las mismas caras….

Pedro: En la Edad Media, el Califato estaba centrado en Andalucía y era el centro del poder en la región mediterránea. Por lo tanto, este movimiento de personas que intercambian ideas se ha producido durante siglos, la gente de Portugal viajaba y vivía a tiempo parcial hasta el sur de Agadir en aquellos días.

La palabra marabú para los curanderos tradicionales de Marruecos proviene de Al-Moravid, que fue la dinastía del siglo XI que gobernó un territorio desde aquí hasta Senegal.

Cuando voy a Senegal como portugués me siento como en casa, hay la misma importancia de la familia, de comer juntos.

Aunque como blanco siempre llevas el pasado histórico bajo la piel.

El viaje del que se habla en Walo Walo parece mucho menos desesperado que el de aquellos que salen de un barrio marginal en, por ejemplo, Niamey, para enfrentarse a un peligroso viaje con traficantes.

Ricardo: Conozco a un senegalés que intentó 4 veces entrar en Europa en una embarcación, y luego fue capturado en las Islas Canarias, y decidió abandonar y hacer lo mejor que pudo en su país, pero si hay una oportunidad, dijo que lo volverá a intentar. Walo Walo se rodó en 2008, pero hay un momento en esa película en el que algunos jóvenes hablan de esto, y de ese grupo ahora, uno está en Portugal, es mi cuñada, otro está en España, otro en Marruecos, otro en Dakar.

Los jóvenes quieren algo diferente para estudiar o para convertirse en otra cosa, todos conocen a los emigrantes de la generación de Mbaye, pero la mayoría vinieron de forma normal en avión con visados de turista. El verdadero problema empezó en los años 2000.

Los que vienen en barco y a través del desierto son una ínfima minoría, y el 97% de los emigrantes africanos se mueven dentro de África, y quieren quedarse allí, así que no es cierto decir que la UE se verá desbordada por hordas de emigrantes.

Pedro: Otra suposición falsa es que sólo los más pobres y desesperados vienen a través del Sáhara y luego en barco, porque hay que ser hábil para navegar por las burocracias, los idiomas, y porque es muy caro. Así que, o bien provienen de familias que ya son bastante ricas, o en algunos casos un grupo, generalmente de mujeres, reúne sus ahorros para enviar a una persona, que esperan que luego les devuelva el dinero y también proporcione alojamiento a otra persona de su pueblo. La xenofobia es real, pero los occidentales también tienen este complejo de caridad: es bueno que la gente se preocupe, pero a menudo viene de una posición de superioridad. Muchas ONG fomentan esta narrativa, y también dependen de ella para ganarse la vida, y para que los individuos se sientan realizados.

No todos son así, pero a menudo he visto esto trabajando con voluntarios: no tienen la suficiente habilidad para estar allí pretendiendo enseñar a los niños; saben menos de la vida que personas 10 años más jóvenes que ellos, y sin embargo aquí están diciéndoles cómo sentarse, cómo comer, qué comer. Y son innumerables los occidentales que se dedican a esto: es un negocio.

También es una escalera profesional, que sólo está abierta a los jóvenes occidentales de familias que pueden permitirse mantenerlos.

Pedro: Tienes que poder permitirte ser un buen samaritano.

GD: ¿Están planeando otra película?

Pedro y Ricardo: Sí, un documental en Senegal.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin – Email: lillo@usal.es) – Fotos de C.R.I.M. Productions, suministradas por el entrevistado y autorizadas para su publicación.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*