Globo, Latinoamerica, Reino Unido

Quién financia la industria anticubana

El motor de las campañas emprendidas contra Cuba es el dinero que viene de Washington y son millones de dólares.

 

Así lo expresa el abogado y experto en temas de inmigración, para quien estas erogaciones de dinero de la Casa Blanca han sido investigadas por el periodista estadounidense Tracey Eaton, autor del blog Cuba Money Project.

Dicho blog documenta estos gastos por parte de organizaciones de extrema derecha de emigrados cubanos en EE.UU. con ramificaciones dentro de la isla.

“Estas organizaciones viven del dinero que viene de Washington y financian con mucho menos dinero a cubanos para escribir en periódicos supuestamente independientes aunque no lo son, artistas que no están contentos con el Ministerio de Cultura, o ‘crear’ artistas, como el señor ese (Luis Manuel Otero Alcántara) haciendo sus necesidades en Facebook Live con una bandera cubana. Todo eso viene financiado, no es espontáneo”, comentó.

Pertierra, entrevistado por el periodista cubanoamericano Carlos Rafael Diéguez, de Radio Miami TV, ha dicho que el financiamiento a estos grupos de abierta actividad subversiva y a los que calificó como “industria anticubana”, tanto en Cuba como en Miami, “muy poca gente se refiere a esto, ni las ONG, ni los grupos solidarios a favor de Cuba, ni los congresistas”.

“Son fondos –explica- que el presidente (de EE.UU.) otorga para supuestamente promover la democracia, pero lo que sucede con estos fondos es que se crean una serie de organizaciones anticubanas en Miami, se financian, (…) se gana mucho dinero y se vive muy bien”.

El jurista ha hecho énfasis en las últimas acciones ejecutadas contra Cuba, entre ellas marchas de apoyo a las políticas emprendidas por el expresidente Donald Trump (2017-2021) y el respaldo logístico a grupos desestabilizadores dentro de la isla. Lo que se debe hacer –dice- es seguir la guía “de los periodistas (Bob) Woodward y (Carl) Bernstein durante (el caso) Watergate: “followthemoney”, de dónde viene el dinero para organizar las marchas (que hubo en Miami), para financiar las oficinas y los salarios de los empleados”.

“De dónde salió el dinero para financiar toda la prensa que surgió de buenas a primera en Cuba, supuestamente independiente y no son independientes, son creados con estos fondos”.

También ha hecho un llamado a “la gente progresista en EE.UU.”, incluyendo a cubanoamericanos, que –instó- “deberían presionar para que la administración Biden haga precisamente eso, porque si se acaban esos fondos te garantizo se acaba todo el ‘bochinche’ que hay en Miami (…)”

Según datos ofrecidos por las autoridades cubanas, en las últimas dos décadas los diferentes gobiernos de EEUU han destinado cerca de 250 millones de dólares para financiar planes de subversión contra Cuba.

Estos multimillonarios fondos son distribuidos a través de agencias, empresas y organizaciones como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), que financian actividades cuyo propósito es el derrocamiento de la Revolución cubana, destaca un artículo publicado el pasado 8 de febrero por el periódico local Granma.

En un artículo titulado The democracy business in Cuba is bustling (El negocio de la democracia en Cuba está en auge), el periodista Tracey Eaton, en su blog Cuba Money Project, expresa que “los registros públicos (de EEUU) revelan solo destellos fugaces del mosaico”.

“Algunos programas son tan secretos que nunca se revelan los destinatarios de los fondos.

Los detalles generales sobre otros programas se encuentran en registros públicos, pero operan en Cuba con la máxima discreción”, agregó Eaton. Según el sitio digital Cuba Money Project, durante los cuatro años de la administración del expresidente Donald Trump (2017-2021), al menos 54 grupos que atacan a Cuba operaron con dinero proveniente de la USAID o de la NED. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*