Derechos Humanos, Globo, Mundo, Política, Reino Unido

Una región enferma de violencia

Esa una zona con gran potencial agrícola y ganadero, pero enfrenta uno de los conflictos más difíciles de solucionar en África. Los desplazados viven en condiciones trágicas y en cinco años los muertos llegaron a 300 mil.

 

Darfur Village Abandoned after Heavy Clashes. Foto de UN/ Flickr. Creative Commons License.

Julio Morejón Tartabull

 

Allí las luchas entre comunidades que, por lo general, se remontan a discrepancias históricas causadas por arbitrariedades en la época del colonialismo y otras más recientes por consecuencias del neoliberalismo, se da uno de los conflictos más difíciles de solucionar en África.

Se trata de la occidental región sudanesa de Darfur, cuya población  permanece tensa y desorientada porque en los últimos 19 años le faltó paz y estabilidad, pese a esfuerzos mediadores y la recomposición política en el país. Su salvación requiere enmendar lo pasado (algo potencialmente complejo porque para eso no valen las excusas) y  cambiar los procesos socioeconómicos corrosivos del modelo, cuyas medidas de ajuste destruyen la solidaridad humana.

Tales son las opciones para dar respiro a Darfur, enfermo de violencia, ahora atrapado en luchas entre comunidades, un fenómeno que tiende a asfixiar más a una población lacerada por la guerra civil (2003-2008) y sin los beneficios de la transición política iniciada en 2019, tras la caída de Omar Hasán al Bashir.

Lo que hoy sufre la región en alguna forma constituye la prolongación del conflicto durante cinco años que enfrentó a tropas regulares y sus afines del janyauí (jinetes armados) con movimientos guerrilleros, que causó cerca de 300.000 muertos y 1’880.000 desplazados.

New displaced people from East Darfur. Foto UNAMID / Flickr. Creative Commons License.

Según el Alto Comisionado de ONU para los Refugiados (Acnur), diariamente aumenta la cifra de personas que huyen de sus hogares hacia otros sitios en busca de seguridad mínima, al menos en lo concerniente a la integridad física, pero esos desplazamientos generan muchas necesidades humanitarias sin satisfacción.

En Darfur Occidental la violencia entre comunidades causó la estampida de más de 13.000 personas de junio de 2021 a febrero de 2022 y se pronostica un ascenso, pese a la movilización de efectivos de fuerzas de seguridad para frenarla.

Ahora los choques entre comunidades no ocurren solo para causar pérdidas de miembros de las facciones, sino que se extiende a las propiedades: se destruyen sembradíos y queman viviendas, a veces se incendian aldeas completas, y para multiplicar los daños también se apropian de rebaños ajenos, práctica de delincuentes comunes.

Actualmente, Jebel Moon, municipio fronterizo con Chad, es escenario de sangrientos combates entre tribus árabes y la tribu masiriya de origen africano, cuyo detonante fue el robo de ganado. Eso ocurre en Darfur Occidental y lo que ocurre repercute en su vecino, al igual que en todo Sudán.

Los choques allí estallaron a mediados de noviembre por disputas de tierras y desde entonces más de 80 personas perecieron, pese al reforzamiento de la presencia castrense en el área, que colocó el gobierno central para restaurar la estabilidad y apoyar al proceso de paz iniciado con las guerrillas en 2020.

Foto: Pixabay

Dos de los factores que inciden en la escalada de violencia son “la proliferación de armas y los ánimos de venganza entre las partes, por lo que las autoridades regionales han enviado refuerzos militares”, afirmó a la prensa el alcalde de la localidad, Jehia Ibrahim.

En los recientes ataques contra civiles se incendiaron seis aldeas y la contienda obligó a más de 12.500 personas a huir y buscar refugio en montañas cercanas o cruzar la frontera con Chad, país que acoge a unos 380.000 sudaneses.

Tradicionalmente, los choques entre comunidades suelen presentarse como enfrentamientos en los que los rivales luchan por la victoria sin tener conciencia de la historicidad de tales acontecimientos, los cuales mutan siempre cuando hay novedades que les diferencian del suceso precedente y los actuales se tornan más sangrientos.

Un doloroso resultado de la violencia es la masa de desplazados (di), quienes representan un problema en sí y una carga adicional para las poblaciones de acogida, que generalmente los asimilan como víctimas de la redistribución territorial de la crisis y, en el peor de los casos, como enemigos. Los desplazados viven en condiciones trágicas, sin la ayuda de las organizaciones de auxilio, ahora incapaces de brindarla debido al deterioro de las condiciones de seguridad.

Los di alcanzaron números elevados, como en el campamento de Kalma, donde llegaron a tener abrigo unos 200.000 darfuríes. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*