Cultura, En Foco, Opinión, Plástica

Una trilogía uzbeka          

La clave del éxito comercial de los autores que escriben ficción convencional en Occidente se reduce a menudo a su habilidad para mantener la tracción narrativa con personajes psicológicamente interesantes.

 

Sean Sheehan

 

A menudo se establece una empatía emocional con uno o varios personajes centrales o, en el caso de los villanos y psicópatas, un compromiso vicario con el lado oscuro de la naturaleza humana.

El escritor uzbeko Hamid Ismailov se acerca a este enfoque de la escritura de ficción en sus novelas, tres de las cuales se han traducido por primera vez al inglés: “The Devil’s dance” (La danza del diablo, 2018), “Of strangers and bees”  (De extraños y abejas, 2019) y «Manaschi» (2021).

La educación de Ismailov en varias repúblicas soviéticas de Asia Central le introdujo en la poesía uzbeka y en la tradición narrativa que se encuentra en los cuentos populares de libros como «Las mil y una noches».

Su conciencia literaria y política se profundizó en los años de la perestroika, pero la independencia de Uzbekistán supuso la vuelta a la represión gubernamental y sus instintos democráticos le habrían acarreado graves problemas de no haberse exiliado. Finalmente se instaló en Gran Bretaña y trabajó para la BBC. Sus libros están prohibidos en Uzbekistán.

En “The Devil’s dance” un autor encarcelado, que había estado investigando la vida de Oxyon, la segunda esposa de un emir de principios del siglo XIX en Asia Central, añora su existencia familiar. Su situación refleja la del escritor Abdullah Qodiriy, que fue encerrado por la policía secreta de Stalin y su novela inacabada fue destruida.

Ismailov, reimaginando la situación de Qodiriy y las conversaciones que mantiene con otros presos, entrelaza historias, fábulas y versos de diversa índole.

“Of strangers and bees” traza la vida de un ficticio escritor uzbeko que viaja por Occidente mientras la Unión Soviética implosiona y, una vez más, varias tradiciones narrativas se superponen e informan la novela.

La vida y los tiempos del filósofo y médico del siglo X, Avicena, se entrelazan con la autobiografía de una abeja que se encuentra exiliada de su colmena, y también se encuentra espacio para un encuentro con el ciclista uzbeko Jamal Abdoujaparov.

La tercera y más reciente novela publicada, “Manaschi”, está ambientada en el actual Kirguistán, donde Ismailov nació en 1954.

Habla de un locutor de radio, Bekesh, que está convencido de que se convertirá en un manaschi, un venerado narrador y chamán kirguís que recita e interpreta un venerado poema épico, «Manas».

El héroe epónimo de la epopeya es un guerrero que reunió a varias tribus kirguisas para oponerse a un enemigo común.

Cuando Bekesh regresa a su pueblo natal, se enfrenta a la realidad de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China y a las disputas fronterizas con el vecino Tayikistán.

Las tres novelas de Isamailov exploran el mito y la parábola, el nacionalismo, el peso de la historia y las fuerzas de la modernidad, el misticismo y la nostalgia, el exilio y la pertenencia.

Se trata de un cóctel bastante ecuménico y el lector debe desprenderse de la moda actual de la verosimilitud psicológica putativa si quiere disfrutar de una profunda calada de la literatura uzbeka.

“The Devil’s dance”, “Of strangers and bees”  y «Manaschi», de Hamid Ismailov, han sido publicados por Tilted Axis Press.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*