Europa, Globo, Reino Unido

Llevado a juicio por instalar paneles solares

Cuando un sindicato intentó mejorar las condiciones de vida en un barrio de chabolas del sur de España instalando paneles solares, el gobierno local emprendió acciones legales.

 

El sindicato SAT compró paneles solares con dinero recaudado por lectores de Ethical Consumer.

Jasmine Owens

 

El gobierno español no está proporcionando condiciones de vida adecuadas a los miles de trabajadores que emigran a España para trabajar en el sector agrícola.

No sólo no aborda de forma significativa las pésimas condiciones de vida de miles de trabajadores que acaban viviendo en chabolas improvisadas, sino que además hace la vida más difícil a las personas que viven allí.

Esto puede demostrarse con el ejemplo de los paneles solares instalados en los barrios de chabolas de Huelva, que el gobierno local confiscó.

¿Cómo benefician los paneles solares a los trabajadores inmigrantes del sur de España?

En Huelva, miles de trabajadores y sus familias viven en asentamientos, en viviendas hechas con palés de madera, cartón y plástico de los invernaderos locales.

Los paneles solares son especialmente beneficiosos para los residentes de los asentamientos porque evitan la necesidad de utilizar velas para alumbrarse por las noches. Como las chabolas son improvisadas y suelen estar construidas con materiales inflamables, el uso de velas es increíblemente peligroso. Los incendios son frecuentes y tienen efectos devastadores. En febrero de 2021, un incendio dejó sin hogar a 500 trabajadores agrícolas.

Fondos de ayuda para paneles solares

Durante la pandemia de Covid-19, los trabajadores migrantes que viven en los asentamientos, que proporcionan frutas y verduras a los supermercados del Reino Unido, fueron confinados en los estrechos asentamientos donde viven por las leyes de distanciamiento social.

Los paneles proporcionan luz y carga de teléfonos móviles en los barrios de chabolas.

Muchos trabajadores se quedaron sin poder trabajar durante la pandemia (debido a las restricciones para viajar), por lo que no tenían ingresos y necesitaban urgentemente suministros. Muchos carecían de acceso a agua corriente, saneamiento básico o alimentos.

En julio de 2020, Ethical Consumer llevó a cabo una campaña de crowdfunding para proporcionar ayuda de emergencia durante el primer cierre de la pandemia. Llevábamos más de dos años haciendo campaña para poner de manifiesto las condiciones de explotación laboral en la región, que suministra muchas de las verduras frescas de los supermercados del Reino Unido.

Los lectores de Ethical Consumer alcanzaron el objetivo inicial de recaudar 6.000 libras para suministros urgentes en sólo 4 horas. En total se recaudaron 26.000 libras esterlinas, lo que proporcionó al sindicato los recursos necesarios para hacer posible la compra de paneles solares, junto con otros suministros vitales como alimentos y EPI.

Líderes sindicales amenazados con acciones legales

La situación de los trabajadores inmigrantes que trabajan en el sur de España queda ilustrada gráficamente por lo que ocurrió con los paneles solares instalados con el dinero de la recaudación de fondos durante la pandemia.

En diciembre de 2020, un representante del Sindicato SAT en Huelva fue amenazado con cargos legales por la policía española, aparentemente por la instalación de los paneles.

José Antonio Brazo dice que la Guardia Civil, la policía española, le dijo a finales de diciembre que estaba siendo investigado en relación con los delitos relacionados con la «ordenación del territorio». La pena por este delito podría ser de hasta cuatro años de prisión. La empresa responsable de la instalación de los 6 paneles solares también fue informada de que estaba siendo investigada por el mismo delito.

La Guardia Civil dijo que el Ayuntamiento de Lucena del Puerto estaba detrás de la acusación. José nos dijo: «Parte del dinero recaudado por  Consumo Ético se utilizó para comprar equipos de energía solar fotovoltaica, que proporcionan luz, carga de teléfonos móviles y alimentan un congelador comunitario en las barriadas. Los cuatro paneles solares han mejorado la vida de los migrantes, aunque todavía no tengan la vida digna que merecen.»

Foto: Pixabay

«El único delito que se ha cometido es ayudar a instalar paneles solares en un poblado de chabolas de inmigrantes. La solidaridad no es un delito».

El gobierno confiscó los paneles

El 11 de junio de 2021 la policía local entró en el asentamiento de Lucena del Puerto donde estaban instaladas las seis placas solares y las retiró. El gobierno alegó que los paneles suponían un riesgo de incendio y una instalación permanente ilegal en una zona pública.

Los trabajadores se manifestaron frente al ayuntamiento pidiendo la devolución de los paneles, y Consumidores Éticos lanzó una petición pidiendo la devolución de los paneles, que fue firmada por más de 24.000 personas.

Pero los paneles nunca fueron devueltos.

El País también escribió sobre la confiscación de los paneles, llamando la atención nacional sobre las acciones del gobierno local de Huelva.

*Este artículo se publicó por primera vez en el portal de Ethical Consumer. The Prisma colabora con Ethical Consumer con la traducción de una serie de artículos centrados en los derechos de los trabajadores del sector agrícola del sur de España.

(Traducido por The Prisma – The Multicultural Newspaper) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*