Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

Pathos y paganismo en el Teatro Nacional

El teatro es mágico. En un momento se cruza el puente de Waterloo para llegar al Teatro Nacional, con vistas de arquitectura moderna a ambos lados, y después, una vez encontrado el asiento para su producción de «Bailando en Lughnasa», de Brian Friel, una idílica escena irlandesa nos sitúa en otra dimensión.

 

«Dancing at Lughnasa de Friel». The National Theatre, Olivier Theatre, 2023.  Crédito: Johan Persson.

Sean Sheehan

 

La obra aún no ha empezado y no ha aparecido ni un solo actor, pero el escenario ya está montado y, aprovechando al máximo todo el amplio espacio, un radiante paisaje rural te saca de ti mismo: un camino desciende por la ladera de una colina hasta el interior de una casa de campo; las proyecciones de una montaña resplandeciente y un cielo azul forman un telón de fondo reluciente.

El lugar es un pueblo de Donegal, la época 1936, y cinco hermanas solteras están a punto de ver sus vidas deshechas. Con una economía dramática que convierte a Brian Friel (1929-2015) en uno de los más grandes dramaturgos irlandeses, sus rutinas diarias se desarrollan en medio de preocupaciones familiares cada vez más acuciantes.

Una de las hermanas tiene un hijo de siete años al que sus adoradas tías besan y hablan, pero que es invisible en el escenario, y sus recuerdos de aquella época y de lo sucedido son narrados por el actor que interpreta al niño mayor. Es una maravillosa puesta en escena, que entrelaza el pasado y el presente en una evocadora narración que enmarca las conmovedoras experiencias de las hermanas.

«Dancing at Lughnasa de Friel». The National Theatre, Olivier Theatre, 2023.  Crédito: Johan Persson.

El hermano mayor de las hermanas, el padre Jack, ha regresado de Uganda, donde había sido sacerdote durante muchos años. Ha sido enviado a casa -aunque él no lo sabe- por «volverse nativo» y encontrar la cultura no cristiana de Uganda más espiritual y agradable que el catolicismo que se suponía que representaba.

Otro nuevo visitante de la cabaña es el simpático padre del niño, que hace una aparición inesperada pero que resulta ser demasiado fantasioso para ser de mucha utilidad a la madre de su hijo.

Es la época de la cosecha y los vestigios de las ceremonias paganas que celebran una deidad celta, ˗ Lugh; de ahí Lughnasa ˗ han sobrevivido en las partes más salvajes de la campiña de Donegal. Un espíritu de libertad se adhiere a estos recuerdos de una Irlanda precristiana y las hermanas lo experimentan por sí mismas cuando hacen alarde anárquico con la idea de asistir a un baile local y rompen espontáneamente en una danza extáticamente alegre.

La observación de Hegel sobre el búho de Minerva que vuela sólo al anochecer apunta al modo en que la sabiduría sólo puede funcionar en el modo de la retrospección. Sólo mirando hacia atrás, después de que algo haya sucedido, llegamos a comprender lo que significaba.

«Dancing at Lughnasa de Friel». The National Theatre, Olivier Theatre, 2023.  Credit: Johan Persson.

Los anhelos libidinales perturban el frágil equilibrio del hogar femenino y, en el transcurso de este drama magníficamente producido, las vulnerabilidades quedan al descubierto, el catolicismo y el patriarcado aplastan el deseo y el cambio se convierte en una amenaza.

La angustia de todo ello es recordada con ternura por el hijo adulto y su dolor llega a ser compartido por el público. Al final, lo único que todos tienen son recuerdos y, gracias a unas interpretaciones, una coreografía y una dirección luminosas, éste y otros significados que encierra la obra van saliendo poco a poco a la superficie,

«Dancing at Lughnasa» se representa en el The National Theatre.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin)Imágenes suministradas por el Teatro Nacional.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*