Globo, Mundo, Reino Unido

El levantamiento de Jeju y la Guerra Fría

La guerra de Vietnam y los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki son algunos de los ejemplos de la brutalidad estadounidense en todo el mundo. En la isla de Jeju, en Corea del Sur, los sueños de una sociedad libre fueron aplastados por los norteamericanos. Un crimen silenciado durante décadas.

 

Juanjo Andrés Cuervo

 

En 1984, George Orwell escribió una de sus frases más simbólicas: «Quien controla el pasado controla el futuro: quien controla el presente controla el pasado».  Publicado en 1949, su libro fue escrito en plena Guerra Fría. Su idea resume la importancia de la historia para entender el mundo y cómo las élites emplean la narrativa del pasado para subyugar a las masas.

Hay muchos ejemplos de reescritura de la historia desde arriba. La época del colonialismo y el imperio en Gran Bretaña, la Guerra de Independencia de Argelia en Francia o la dictadura franquista en España han dejado un legado controvertido que aún impregna nuestras sociedades.

La memoria histórica es uno de los activos más importantes de nuestras democracias. Recordar el pasado es esencial para evitar los mismos errores e imaginar alternativas a seguir en el futuro.

En la isla de Jeju, situada en el suroeste de Corea del Sur, sus habitantes llevan décadas luchando por recordar uno de los episodios más graves del siglo XX.

Mientras intentaban establecer un Gobierno libre, sufrieron las atrocidades cometidas por el Gobierno Militar del Ejército de Estados Unidos en Corea (Usamgik). Durante la Guerra Fría, 30.000 de sus habitantes fueron asesinados.

Parque de la Paz de Jeju 4-3: recordando la intervención extranjera

Cuando fui a la isla de Jeju en marzo de 2023, visité el Parque de la Paz de Jeju 4-3. Inaugurado en marzo de 2008, este museo histórico se construyó para rendir homenaje a las víctimas y promover la reconciliación.

Situado en una enorme zona rodeada de montañas y árboles, se pueden ver muchos monumentos para conmemorar a las personas que fueron asesinadas entre 1947 y 1954.

La escultura «Biseol» es indicativa de los horrores que se perpetraron durante aquellos años. Situada al aire libre, es una estatua de una madre con un bebé en brazos, que representa a estas dos personas asesinadas durante ese periodo.

Caminando por el Altar del Servicio Conmemorativo, las Salas de Exposiciones o la Sala de Consagración de las Tablas Conmemorativas, era difícil ignorar un sentimiento de desesperación.

¿Por qué fueron asesinadas 30.000 personas? ¿Cuál fue la relación entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la posterior Guerra Fría? ¿Cuál fue el papel de Estados Unidos en la masacre?

En 1945, cuando Japón estaba perdiendo la guerra, se creó el Comité Popular. Organizado por izquierdistas, operaba en muchas zonas de Corea. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el país quedó dividido entre un gobierno apoyado por Estados Unidos en el Sur y otro apoyado por la Unión Soviética en el Norte por el Paralelo 38º.

En el Parque de la Paz de Jeju 4.3 hay una cita de uno de los miembros del gabinete estadounidense que tomó la decisión de dividir la península. Dijo que acababa de ver el mapa tras la derrota de Japón y consideró sensato dividir el país de esa manera.

Mientras las potencias internacionales jugaban con Corea, sus habitantes se negaban a ser colonizados de nuevo.

En la recién creada Corea del Sur, Estados Unidos era consciente de la hegemonía social que mantenía el Comité Popular. La única forma de disolverlo era por la fuerza.

Sublevación y masacre de Jeju 4-3

Del 8 de septiembre de 1945 al 15 de agosto de 1948, el Usamgik actuó como órgano gobernante de Corea del Sur. Logró disolver todos los comités populares. La única excepción fue Jeju.

Sin embargo, la coyuntura política internacional era muy desfavorable para los habitantes de la isla. El inicio de la Guerra Fría aumentó la paranoia entre las élites estadounidenses y surcoreanas. De ahí que los oficiales estadounidenses empezaran a calificar a Jeju de «isla roja». En una época de histeria anticomunista, el destino de su población estaba condenado.

Como consecuencia, desde el movimiento independentista del 1 de marzo de 1947 hasta 1954 hubo miles de muertos. Mientras tanto, la Guerra de Corea (1950-1953) no hizo sino aumentar la represión contra la gente que quería establecer una sociedad justa e igualitaria.

Legado de un sistema político alternativo

Para recordar la historia, el acto 4.3 Parque de la Paz de Jeju es una parte esencial del pasado coreano. La fecha del 3 de abril de 1948 simboliza el Levantamiento. Fue el día en que los coreanos de la isla de Jeju organizaron una rebelión armada por un país unificado e independiente, libre de la colonización estadounidense.

Fueron duramente derrotados, asesinados, reprimidos y obligados a guardar silencio. Fueron demonizados durante décadas. Su historia cayó en el olvido. Hasta que miles de valientes habitantes de Jeju se unieron y lucharon por recordar. Su ejemplo demuestra que es posible una sociedad alternativa. Fueron capaces de gestionar sus propios asuntos gracias a la implicación de la gente siguiendo un enfoque horizontal y directo. Sólo la intervención de Estados Unidos aliado con las élites «surcoreanas» aplastó sus sueños.

Cada 3 de abril, los habitantes de Jeju se reúnen en el Parque de la Paz Jeju 4.3 y salen a la calle para recordar su legado.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin)Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*