Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Biden se enfrenta a eventual crisis migratoria

El flujo de migrantes desde México a Estados Unidos aumenta diariamente y expertos advierten sobre una eventual crisis ante las capacidades limitadas que tiene hoy la administración del presidente Joe Biden para enfrentar esta situación.

 

En enero solamente –según el Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias federales– la Patrulla Fronteriza realizó alrededor de tres mil arrestos por día.

La agencia Reuters informó que en un solo día, a comienzos de este mes, los agentes arrestaron a cerca de 4.500 migrantes, una cantidad que contrasta con las cifras máximas de detenciones en 2019 cuando el expresidente Donald Trump amenazó con cerrar la frontera.

De acuerdo con el The Washington Post, los funcionarios trabajan para involucrar a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, mientras el gobierno demócrata busca convertir los centros de detención familiar en instalaciones para procesar de manera expedita a los niños migrantes y sus padres.

En este contexto algunos legisladores demócratas alertaron que la situación podría convertirse en una crisis en las próximas semanas.

Por su parte, los republicanos aprovecharon la coyuntura para acusar a Biden de la crisis e incrementar la presión sobre el gobernante para que actúe con autoridad para abordar el problema. Como se sabe el líder de esa agrupación política en la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (California), solicitó una reunión con el jefe de la Casa Blanca y dijo que se siente “obligado a expresar una gran preocupación por la forma en que su gobierno aborda esta crisis”.

Y asi todos han aprovechado una situación, creada en el gobierno de Donald Trump, para atacar a Biden. Incluso el mismo Trump, pues le acusó de ser el responsable de este problema al decir: “Nuestra frontera ahora está fuera de control, la situación empeora por minuto, gracias al desastroso liderazgo de Biden, la Patrulla Fronteriza y los agentes Inmigración no se respetan, en medio de ‘una incursión masiva en el país por parte de personas que no deberían estar aquí”.

Desde que asumió el puesto el 20 de enero pasado, Biden adoptó una serie de medidas para desarticular elementos clave de la política migratoria de su antecesor, una promesa enarbolada durante su campaña.

La nueva administración detuvo la construcción del polémico muro en la frontera con México y eliminó los Protocolos de Protección a los Migrantes que requerían que estos permanecieran en esa nación vecina mientras esperaban ser procesados por las autoridades estadounidenses.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CPB) en enero 5.871 niños no acompañados cruzaron la frontera (en diciembre lo hicieron 4.995 de diciembre) y ocurrieron cerca de  3.000 detenciones (en enero de 2020 hubo 1.800 detenciones). Los datos de febrero aún no están disponibles, pero CBS News informó de que al menos 7.000 niños migrantes entraron en Estados Unidos ese mes

Hasta el 5 de marzo, a unas mil 130 personas en ese programa en todo México se les permitió ingresar a territorio estadounidense desde que Biden rescindió la política el mes pasado.

Desde 2019, la política implementada por Trump obligó a más de 65 mil migrantes a regresar a México a medida que sus casos de asilo pasaban por los tribunales norteamericanos.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki ha dicho que la nueva administración ciertamente tiene un enfoque diferente a la anterior, y el gobierno de Biden ha negado que exista todavía una “crisis” en la frontera.

El Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo a un periodista la semana pasada que la situación era «abrumadora», pero no una crisis. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*