Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Al cruzar un puente

Kerri ní Dochartaigh, nacida en 1983 en Derry cuando los problemas seguían infligiendo dolor y sufrimiento a los ciudadanos de Irlanda del Norte, tiene buenas razones para reflexionar sobre la pérdida y la división.

 

Sean Sheehan

 

Sus años académicos transcurrieron en medio de un período traumático de asesinatos y un estado aparentemente perpetuo de fractura.

De forma inusual, en sus padres había uno de cada religión, católica y protestante, pero esto no garantizaba protección y, a la edad de doce años, una bomba de gasolina irrumpió por la ventana de su dormitorio.

La familia buscó refugio en un barrio católico, regresando más tarde para recoger sus pertenencias, que las habían dejado en el jardín personas desconocidas que ocupaban lo que había sido su hogar. Cuatro años más tarde, su novio (“la primera persona que me dio una tarjeta de San Valentín”) fue asesinado poco después de acompañarla a su casa.

Al principio de “Thin Places”, regresa a Derry después de haberse ido a vivir a otro lugar. Cuando el libro llega a su fin, se va de la ciudad de nuevo para empezar una nueva vida más allá de la frontera, en el punto medio geográfico de la isla de Irlanda.

Su pareja ha heredado una antigua casa de piedra ferroviaria y se establecen allí, no lejos de la colina de Uisneach, un antiguo sitio ceremonial en el condado de Westmeath, donde una vez las tribus de una Irlanda sin fronteras se encontraron.

Contiene un rico simbolismo y sostiene la perspectiva de una reconciliación personal con la historia, pero también es el lugar donde los obispos católicos se reunieron en el año 1111 DC para dividir a Irlanda en diócesis y estructurar su gobierno sobre las vidas espirituales de las personas.

Siglos después, se utilizaría una hegemonía religiosa en competencia para crear las divisiones del Ulster y permitir la creación de Irlanda del Norte en 1921.

Kerri busca la recuperación y el equilibrio personal en su sentido de una herencia celta, que podría ser un puente entre el mundo fenomenal de objetos y otras personas y una dimensión menos visible que lo refleja de forma asombrosa.

El puente entre estos dos espacios (los delgados lugares de los que habla el título del libro) se imagina en la mitología irlandesa y escocesa, habitando un paisaje de nieblas, colinas, valles, lagos y antiguos lugares de entierro.

No hay postura nacionalista en sus reflexiones. Cada cultura se ve de la misma forma al desear un lugar donde la naturaleza no es «la otra», donde el individuo aislado está arraigado en un ambiente físico definido por un sentido de pertenecer a un lugar.

“Thin Places” es un libro de supervivencia, de curación a través de la autoayuda y el consuelo de la naturaleza. Kerri ní Dochartaigh espera otro tipo de existencia para Irlanda.

Pero las divisiones sociales y políticas siguen existiendo y la amenaza de la violencia acecha en segundo plano, ya que los rígidos conservadores se resisten al Protocolo de Irlanda del Norte, que acerca a Ulster a la República y la UE más que al Reino Unido.

Su libro, que mezcla memoria y deseo, contiene conmovedores y llamativos pasajes que describen lo que sucedió en el pasado y dan expresión a los deseos de un futuro mejor. Uno espera que la fe en una naturaleza benigna no sea en vano.

“Thin Places” de Kerri ní Dochartaigh, publicado por Cannongate.

(Traducido por Iris María Gabás Blanco) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*