Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

El veganismo se vuelve internacional

El veganismo comenzó oficialmente en 1944, cuando algunos de los marginados de la Sociedad Vegetariana pidieron un espacio en el boletín de la Sociedad Vegetariana Británica para los que no comen productos lácteos.

 

Sean Sheehan

 

Fueron rechazados. Debió de ser una vida dura en los años cincuenta y sesenta, cuando los veganos eran considerados habitantes de una tierra plana pertenecientes a una brigada de los locos.

Pero ya no. En 2014 había 150.000 veganos en Gran Bretaña y las leches vegetales, el tofu, las hamburguesas de frijoles y mucho más empezaron a llegar a los supermercados. Ahora tenemos el «veganuary» para los excursionistas, el falso bacon, las hamburguesas hechas con todo tipo de verduras, además de trozos de harina de tapioca y leche de coco disfrazados de «queso».

En Internet abundan las recetas de sustancias parecidas al queso que se pueden fundir, versiones veganas de los platos favoritos de la familia y otros más exóticos.

Pero no son tan inspiradoras como lo puede ser un nuevo y colorido libro de recetas.  Tres de ellos, publicados recientemente, merecen un lugar en la encimera de su cocina.

Ofrecen apasionantes platos caribeños, cajún y, lo más sorprendente, jjaponeses que no utilizan productos lácteos. Además, en su mayoría, evitan el molesto truco de poner «queso vegano» en la lista de ingredientes: ¿qué hay más irritante que tener que ir a comprar un producto altamente procesado, pobre en proteínas, caro e insípido?

«Natural Flava», la propuesta caribeña, evita la ruta tradicional de desayuno/platos principales/postres y está repleta de sugerencias rápidas y fáciles para aperitivos, platos para compartir y algunos encantadores platos de una sola olla (mi favorito, menos lavado).

Afortunadamente, muchas de sus recetas incluyen algunas verduras más inusuales -flor de plátano, callaloo, plátano macho, jackfruit, ackee-, el tipo de alimentos que ves en el supermercado pero no tienes ni idea de qué hacer con ellos.

Hay versiones caribeñas de alimentos básicos como los macarrones con queso y una versión vegana de aspecto muy extraño del buey wellington.

Se dan instrucciones cuidadosamente ilustradas para hacer -y no digas que sabes lo que son- rotis cerrados.

«The Cajun vegan cookbook» (El libro de cocina vegana cajún) se basa un poco más en productos veganos comprados en la tienda, pero tiene algunas formas interesantes de evitar el temido asado de nueces. Los platos cajún utilizan un roux cocido como base para muchos platos y las instrucciones para freír son muy importantes.

Las recetas son fáciles de seguir -desayuno, sopas, platos principales, guarniciones, postres, bebidas- y ofrecen algunas comidas llamativas. Los poboys son básicamente panecillos rellenos, pero las sugerencias de rellenos son sorprendentes.

La afirmación de «Vegan Japaneasy» de que la cocina japonesa es bastante apta para veganos está gloriosamente justificada con más de ochenta recetas. No hay «tristes sustitutos» y, lo mejor de todo, la comida es fácil de cocinar.

Hay que reconocer que el pescado es un problema, especialmente cuando el dashi es la base de muchos de los platos del país. Es uno de los elementos esenciales que el libro señala para cualquier despensa japonesa vegana y ofrece tres formas de elaborarlo sin productos de la pesca.

«Natural Flava», de Craig y Shaun McAnuff, está publicado por Bloomsbury.

«The Cajun vegan cookbook», de Krimsey Lilleth, publicado por Blue Star aPress.

«Vegan Japaneasy», de Tim Anderson, publicado por Hardie Grant.

 

(Traducido por Monica del Pilar Uribe)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*