En Foco, Opinión

Boris Johnson: el Rey Midas que lo convierte todo en polvo

En cuanto Boris Johnson intentó parecer un estadista, todo se vino abajo. Algunos primeros ministros consiguen retirarse de los problemas nacionales irrumpiendo en la escena mundial. De niño quería ser el rey del mundo. Resulta que es el rey Midas, pero en lugar de convertir todo en oro, convierte todo lo que toca en mierda.

 

Boris Johnson. Foto de Freedom.

Jon Bigger

 

No puede evitar ser él; es un inútil. Sólo un gobierno de Boris Johnson podría recibir a los refugiados ucranianos con los brazos abiertos creando un sistema increíblemente difícil de acceder.

Sólo un gobierno de Johnson podría hacer frente a lo que los políticos llaman la «crisis del coste de la vida» encareciendo las cosas con subidas de impuestos y préstamos forzosos para el pago de la energía.

Sólo un gobierno de Johnson podría dar dos vueltas de tuerca en el mismo día sobre el mismo tema con el resultado de que las terapias de conversión serán prohibidas para algunos pero no para otros. Johnson no puede ir retroceder a ningún sitio cuando las cosas se ponen difíciles, porque son principalmente difíciles para él porque él es él. Sólo empeorará las cosas en cualquier crisis.

Los primeros ministros no suelen cambiar de estilo durante su mandato. Tienden a permanecer obstinadamente igual. Sus diputados podrían haber esperado que su administración fuera de repente más eficaz cuando Dominic Cummings se fue como su asesor especial a finales de 2020, pero en realidad las cosas empeoraron.

A pesar de que Cummings es un gilipollas con opiniones ridículas sobre sus propias capacidades, parece que estaba ayudando a que Johnson pareciera menos caótico de lo que realmente era. Una nueva escoba y caras frescas no mejoraron las cosas. No pudieron. La dirección de Downing Street siempre la determina en última instancia el primer ministro.

Así que el caos continuará. El Party-gate vuelve a ser noticia, con la policía multando a mucha gente que nadie conoce ni le importa. Puede que el Partido Conservador se sienta aliviado, pero hay que tener en cuenta que, aunque Johnson no haya sido multado todavía o incluso si nunca lo es, todo ha sucedido bajo su vigilancia, con él al mando.

Parece que los votantes siguen sin estar impresionados y sabremos el alcance de su descontento el 6 de mayo, cuando empiecen a conocerse los resultados de las elecciones locales. Hay elecciones en las cuatro naciones del Reino Unido. Deberían darnos una imagen clara del estado de ánimo del país en su conjunto.

En Irlanda del Norte, es posible que el Sinn Fein se convierta en el mayor partido por primera vez en la asamblea descentralizada.

El Sinn Fein tiene claro que presionará para que se celebre un referéndum sobre la reunificación de Irlanda si tiene la oportunidad. Mientras tanto, el apoyo a la independencia de Escocia está muy equilibrado, y el SNP está dispuesto a solicitar un segundo referéndum sobre esta cuestión. Johnson podría ser el primer ministro que pierda la unión.

Una palabra de advertencia sobre estas elecciones. Las elecciones pueden actuar como una válvula de seguridad. Nos permiten opinar. Pueden apagar el enfado de la gente y, por lo tanto, pueden dar tiempo a los políticos para enmarcar las cosas de forma positiva para ellos.

Si los laboristas lo hacen bien con su mensaje «On Your Side», muchos permitirán que esa campaña absorba su ira. Da la impresión de que la esperanza está por llegar, en unas elecciones generales en algún momento de aquí a 2024.

Las elecciones nos mantienen en nuestro sitio y a los políticos en el suyo. Se ha sugerido que Johnson podría incluso verse obligado a dimitir si los tories lo hacen tan mal como se espera.

No me imagino unas elecciones locales que obliguen a un primer ministro a dejar su cargo. Sólo puedo imaginar que permitan a sus partidarios enmarcar las cosas a su favor. Señalarán que un gobierno en su cuarta legislatura no esperaría hacerlo bien. Es posible que algunos de sus diputados estén hartos de su líder, pero sería asombroso ver cómo se echa a un primer ministro por los resultados de las elecciones locales.

No me gusta la expresión «crisis del coste de la vida».  La mayoría de nosotros simplemente encontramos que las cosas van en una dirección más dura de lo normal.

Siempre son difíciles, pero ahora son más difíciles. Para algunos, es una situación desesperada.

El «experto en ahorro», Martin Lewis, ha sido citado diciendo que si el gobierno no hace más para aliviar la situación habrá disturbios civiles. Bueno, sospecho que él no quiere eso, pero es a lo que nos lleva la pobreza extrema. Johnson dice que su gobierno es un gobierno de una sola nación. A pesar de ello, su canciller, Rishi Sunak, hizo todo lo posible para evitar tratar realmente estos temas en su declaración de primavera de marzo.

Los disturbios civiles por la pobreza son una característica del sistema capitalista. Estalla cada década más o menos y luego se apaga de nuevo y apenas cambia nada.

Parece formar parte de la naturaleza cíclica del auge y la crisis.

Si fuera fácil para los anarquistas aprovechar los sentimientos de desesperación y ayudar con ayuda mutua o politizar esos momentos, entonces las generaciones anteriores de anarquistas ya habrían tenido éxito.

Lo mejor que podemos hacer es construir movimientos no jerárquicos y superpuestos para cuando lleguen esos momentos, esperar hacerlos explícitamente políticos e instar a un cambio radical y permanente.

Esos momentos llegarán. Son imprevisibles, pero ocurrirán. King Johnson como primer ministro sólo aumenta el potencial. Es un desastre a punto de ocurrir. Si añadimos su incapacidad para manejar cualquier tipo de crisis de forma efectiva con los problemas de desigualdad y pobreza que ahora vemos emerger, podrían ser unos meses espectaculares.

(Artículo publicado en Freedom) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*