Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

Anna Mendelssohn, el derecho a la ira

Anna Mendelssohn, cuya poesía ha aparecido también bajo los nombres de Anne Mendelson y Grace Lake, nació cerca de Manchester en 1948. Antes de su muerte, en 2009, aparecieron varios poemarios y ahora “I’m working here” reúne toda su obra en una cuidada edición.

 

Sean Sheehan

 

Mendelssohn trabajaba para grupos de desposeídos en Londres en 1970 cuando se instaló en una casa de Stoke Newington con un grupo mixto de activistas.

Estaban alineados con un movimiento de guerrilla urbana llamado The Angry Brigade (La Brigada de la ira), cuyas pequeñas bombas, puramente simbólicas, fueron colocadas en diferentes lugares: embajadas, residencias de políticos y una furgoneta de la BBC en un concurso de belleza de Miss Mundo. Nadie resultó herido por las explosiones -esa nunca fue la intención-, pero Mendelssohn fue uno de los ocho detenidos en la casa. Junto con otros tres, se defendió valientemente en Old Bailey. Cuatro fueron declarados culpables y condenados a diez años; la pena prevista era de 15 años, pero el jurado pidió clemencia.

Parece claro que la policía plantó pruebas incriminatorias, y uno de los acusados dijo después que «inculparon a un hombre culpable». Los atentados de la Brigada de la Ira tuvieron lugar después del juicio.

La poesía de Mendelssohn está ligada a su experiencia en la cárcel, a la pobreza que le supuso la puesta en libertad y a su grave estado de salud (dio permiso para que sus hijos fueran acogidos temporalmente; nunca volvieron a estar a su cargo).

Sus poemas rechazan la asimilación fácil y se convierten en su forma de resistencia al poder estatal, al patriarcado y al feminismo de clase media.

La gramática y la puntuación son a menudo poco convencionales en los poemas, y la ausencia de narrativas o argumentos lineales hace que sean difíciles de parafrasear.

Su voz, sin embargo, es fuerte y clara. Es indomable, inquieta y feroz, con frases sardónicas y alusiones crípticas contrarrestadas por una ternura y un solipsismo que protegen la rabia de la autodestrucción: «multitudes / encerradas invisiblemente llevando sus vidas en gran parte miserables / en rígidos patrones culturales». Un poema que comienza «Esta es la razón por la que no me conformo» se refiere a «gente sin mente».

El lenguaje se retuerce, «va hacia delante por detrás», como dice ella, y apenas oculta sentimientos de miedo, dolor y trauma. El lector a menudo no sabrá lo que se dice, incluso estará confundido, y las preocupaciones políticas están más a menudo en la periferia que abiertamente declaradas:

…la política destruye el arte./ Esto no quiere decir que / mi arte no sea político, es muy / muy político, pero no es / política…

No tiene tiempo para los machos depredadores, sea cual sea su inclinación ideológica, y es capaz de utilizar la palabra «caballero» sin sarcasmo. Las mujeres adineradas que se desahogan con nociones feministas, pero sin coste personal, sólo se ganan su mofa.

I’m working here” ha sido elaborado escrupulosamente a partir de una masa de manuscritos. Incluye una útil introducción y extensas notas que relatan lo que se sabe sobre la composición de cada poema. Como lectura secundaria se recomienda “Pomes and joys, una antología de escritos que celebra a Anna Mendelssohn.

I’m working here” de Anna Mendelssohn está publicado por Shearsman Books.

(Traducido por Monica del Pilar Uribe Marin) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*